domingo, 15 de abril de 2018

SAN ANDREA DELLA VALLE. Maderno, Rainaldi, Cortona, Domenichino, Lanfranco



Ábside con frescos de Domenichino

Hasta cuatro grandes arquitectos trabajaron en esta iglesia, una de las más descomunales de la Roma barroca, que terminará por convertirse en la sede principal de los Teatinos
La planta y los cimientos se deben a Giacomo della Porta que repite el modelo ya creado por su maestro Vignola en el Gesú, aunque con una mayor amplitud.
.

A él le sucede Maderno que realiza el alzado, mucho más monumental y luminoso que el del Gesú y planea la fachada (también inspirada en esta iglesia aunque mucho más articulada y vertical, con dobles columnas y un cuerpo central que avanza hacia el espectador) que realizará Carlo Rainaldi.

Por último, la gran cúpula la levantará Pietro da Cortona siguiendo los modelos creados por Miguel Ángel en el Vaticano de dobles columnas en el tambor.


Cúpula. Lanfranco

En su interior, amplísimo y luminoso trabajaron "en dura competencia" los pintores clasicista Domenichino (frescos de la cubierta del presbiterio) y Lanfranco (cúpula), siendo los del fondo del presbiterio de Matia Pretti


Frescos de Domenichino



No hay comentarios:

Publicar un comentario