viernes, 13 de abril de 2018

ANGLADA CAMARASA, ENTRE EL MODERNISMO Y UN PECULIAR SIMBOLISMO


Hermenegildo (Hermen) Anglada Camarasa es un pintor fascinante, acaso el más nórdico de los nuestros.

En su obra se une con particular exquisitez los ritmos lineales del mundo modernista, con los empastes de Van Dongen, las escenas de cabaret de Toulouse Lautrec, cierta estética Navi en sus rutilantes colores y el malditismo entremezclado con un intenso erotismo de Klint.

Su pintura, sin perder su potente personalidad, bebe de la modernidad parisina que conoce desde 1897, siendo sumamente importante el impacto que tuvo en ella los decorados de los ballets rusos de Diaghilev.

Con todos estos componentes crea un mundo singular en donde destacan sus colores fosforescentes, fuertemente empastados, que llenan de magia y seducción unos interiores dominados a veces por la pasión, a veces por un erotismo frío y controlado.

Sus figuras pueden pasar de un canto a la belleza a seres enajenados que recuerdan potentemente al universo de Munch.



No hay comentarios:

Publicar un comentario